Este término hace alusión al marketing que no utiliza la publicidad tradicional o convencional sino que sus estrategias son innovadoras, creativas y apuntan a un público objetivo de una forma diferente.

El término Guerrilla Marketing fue popularizado en 1984 por Jay Conrad Levinson en su libro Guerrilla Marketing: Secrets for Making Big Profits from Your Small Business. Vivimos en una sociedad de la información en la cual domina el consumismo. Es por eso que nos encontramos ante un bombardeo de publicidad gráfica y audiovisual, a partir de la cual, una marca es el núcleo de la competencia entre los oferentes. Desde el punto de vista del consumidor, elegir lo que desea se convierte en un proceso complejo, ya que tiene una gran variedad de marcas que intentan penetrar en la mente y con el mismo método; y, desde el punto de vista del oferente o del dueño de esa marca, lo complicado está en marcar la diferencia. El problema reside en la metodología que llevan a cabo para posicionar su marca en el mercado y en la mente de los consumidores y, debido a esto, llegan a producir una negación ante la redundancia de la misma. La clave para introducir una marca en la mente de los consumidores y, de esta forma, llevarla a la copa del mercado, se encuentra en utilizar la creatividad y transformar la marca en una experiencia que sorprenda y quede en la memoria. Así se facilita el camino para alcanzar de una manera más rápida y orgánica estos objetivos. Algunas técnicas de Marketing no convencional son: o Marketing promocional. o Marketing directo. o Publicidad en el lugar de venta -PLV. o Merchandising. o Emplazamiento de producto y bartering. o Marketing Viral o Flash Mob Cada estrategia ofrece un campo distinto y rico en el cual la creación y la innovación son la base del éxito de una marca que quiere posicionarse en el mercado.

Contactenos